FANDOM


La Energía Mágica (魔力, Maryoku?) es la fuente de poder utilizada para realizar los misterios de la Magia.

Mecanismos Editar

La energía mágica brinda poder a toda la magia, y puede hacerse una analogía de la misma con la gasolina. Existen muchos nombres para la misma. La energía en la atmósfera es llamada Maná, cuyo significado es aproximadamente el mismo que el de dicha palabra en la cultura polinesia. El Éter no es una forma de energía mágica, siendo en su lugar algo completamente distinto. No puede existir independientemente o hacer algo por sí mismo, por lo que siempre se encuentra ligada a algún tipo de recipiente. Por esa razón, los magos la utilizan mayoritariamente al introducirla dentro de un objeto o un catalizador para iniciar la interferencia de la naturaleza mediante la Magia. Las únicas excepciones a dicha regla son el Santo Grial de los Einzbern y los Verdaderos Demonios, quienes recrean milagros con sólo liberar energía.

Tipos Editar

La Energía Mágica se divide en dos tipos, y hay una vasta diferencia entre permear la energía del ambiente narutal y aquella que es generada por el individuo.

Maná Editar

El Maná (マナ, Mana?) es la fuerza de vida del planeta y existe en la atmósfera. Es producido por el mundo mismo. A pesar de que el Maná es usualmente encontrado en grandes cantidades, toma un largo tiempo para reabastecerse una vez que es usado. Esta es la fuente primaria de energía de los Espíritus de la Naturaleza.

Si la atmósfera de un área está siendo controlada por algo, es imposible utilizar ataques a gran escala de magia dentro de dicho ambiente dado que la energía mágica no puede ser utilizada. Sólo hechizos a pequeña escala utilizando las reservas internas del individuo pueden ser utilizados.

Odo Editar

El Odo (オド, Odo?) es la energía que se encuentra dentro de los organismos vivientes como humanos y animales. Una vez agotado, los Circuitos Mágicos que se encuentran en el alma humana comenzarán a reponerlo. El Odo es producido siempre y cuando uno viva, pero la cantidad que una persona puede almacenar varía de individuo a individuo.

La diferencia entre Maná y Odo es su abundancia. El Maná puede ser encontrado en casi cualquier lugar y en grandes cantidades, por ello es llamado la Fuente Mayor por los magos. Dado que el Odo es es la energía dentro de humanos y animales, es mucho más pequeño en cantidad y por ello es llamado la Fuente Menor. Estrictamente hablando, el Maná y el Odo son energía en estado puro, mientras que la energía mágica es el nombre que se le da a la energía una vez que es convertida por los Circuitos Mágicos. El Maná puede ser tomado de acuerdo con la capacidad de los Circuitos Mágicos, pero el proceso de conversión actual toma tiempo.

Respecto a la interferencia de la naturaleza mediante Magia mencionado anteriormente, al menos para hechizos a larga escala, la activación requiere del uso de Maná independientemente de la cantidad de Odo que tenga el mago. De hecho, es una práctica común entre los magos el iniciar sus hechizos con Odo y después mantenerlos activos con Maná. Sólo hechizos a pequeña escala que no interactúen con el ambiente directamente son ejecutados enteramente con Odo.

La Energía Mágica en sí misma no tiene ningún atributo elemental. Sin embargo, una vez encerrada dentro de un objeto que sí tenga dicho atributo (tal y como una joya) o que esté bajo la influencia de un espíritu de la naturaleza, se sincronizará a sí misma con los Elementos en cuestión hasta el momento de ser liberada.

La energía mágica en sí misma se mantiene solamente dentro fundamentalmente, y si es liberada en el mundo externo, esta regresará a la fuerza de vida y será dispersada dentro de la Fuente Mayor. Esto ha sido también expresado como "evaporación". El poder mágico es propenso a unirse a los fluidos (como la sangre) del mago, y esos fluidos son buenos al mantener la energía mágica por un tiempo incluso después de dejar el cuerpo. Por esto, al tomar la sangre de un mago, uno puede reponer su propio poder mágico. Magos con problemas monetarios ocasionalmente venden sus propios fluidos corporales, en los cuales la energía mágica está encerrada, a la Asociación.